Análisis de viabilidad de un nuevo negocio

  • por

Al elaborar un plan de negocio, un aspecto básico a realizar es el análisis de viabilidad de un nuevo negocio, que es el que nos va a determinar si la empresa puede o no llevarse a cabo.

Generalmente los especialistas y libros sobre planes de negocio consideran tres tipos de viabilidad, cuando en realidad no son los únicos. En el presente post explicaré de manera práctica y sencilla todos los tipos de viabilidad que se debe considerar en el estudio de viabilidad de un nuevo negocio, para saber si realmente el negocio es viable o no.

¿Qué significa viabilidad?

Según la RAE, la palabra viable significa “que, por sus circunstancias, tiene probabilidades de poderse llevar a cabo”, y “viabilidad” significa cualidad de viable.

Para el caso de un nuevo negocio, consideramos que “viable” significa que el negocio pueda ponerse en marcha y se mantenga en el tiempo con altas probabilidades de éxito.

¿Qué es el análisis de viabilidad?

El “análisis de viabilidad” o “estudio de viabilidad” de un nuevo negocio es el estudio dirigido a realizar una proyección del éxito o fracaso del negocio, para saber si el nuevo negocio será viable o no; es decir, saber si el negocio puede tener éxito, o si, por el contrario, no tendrá éxito o no  hay posibilidad de iniciarlo

El resultado del estudio de viabilidad de un nuevo negocio será una de dos alternativas: el proyecto es viable o no es viable.

Importancia del análisis de viabilidad

Imaginemos que un emprendedor no realiza el análisis de la viabilidad del nuevo negocio que desea emprender. Como sucede en la gran mayoría de los casos, el emprendedor intuye que el negocio es viable, que tendrá muchos clientes y obtendrá ganancias importantes, y por ello decide invertir en él. Implementa su negocio y al cabo de un tiempo el negocio no responde a las expectativas, sus ventas son bajas y no puede cubrir sus costos, y que cada día que pasa pierde dinero, hasta que finalmente y el emprendedor tiene que cerrarlo.

Si el emprendedor hubiese realizado el análisis de viabilidad, obviamente de manera técnica, antes de embarcarse y comenzar el negocio, conocería si es posible y conveniente iniciarlo o no.

En el caso que el resultado del estudio de viabilidad sea que no es viable y no conviene iniciar el negocio, el emprendedor simplemente decidirá no invertir y evitará perder su dinero, y además su tiempo, energía, salud, y otras cosas más.

El estudio de viabilidad de un nuevo negocio es fundamental para la toma de decisiones estratégica de un nuevo negocio o de cualquier proyecto de inversión.

Tipos de viabilidad a estudiar

Si buscamos información sobre análisis de viabilidad de nuevos negocios y hacemos una revisión, primero en Internet, y después en los libros y otros documentos publicados, encontraremos que la mayoría se refiere a la viabilidad financiera. Algunos otros pocos se refieren también a la viabilidad comercial y técnica.

Se olvida o desconocen otros tipos de viabilidad que también son muy importantes, y al no considerarlos pueden llevar al emprendedor a tomar decisiones erradas.

Efectivamente, las experiencias de muchos emprendedores nos muestran que al hacer el análisis de viabilidad considerando solamente los tres tipos de viabilidad, obtuvieron como resultado que el negocio era viable; sin embargo, no fue posible iniciar el negocio. ¿Por qué? Simplemente porque no tomaron en cuanta otros tipos de viabilidad.

En realidad existen varios tipos de viabilidad, y en el análisis de viabilidad se deben considerar todos ellos, sin excepción.

Los tipos de viabilidad son los siguientes: viabilidad de gestión, viabilidad comercial, viabilidad técnica, viabilidad económica y financiera, viabilidad legal y viabilidad medioambiental.

Para que el nuevo negocio sea viable es necesario que en cada uno de los tipos de viabilidad el resultado sea positivo, es decir que “sea viable”. En caso contrario, basta que el resultado sea negativo en alguno de estos tipos de viabilidad para que el negocio no pueda ejecutarse o simplemente no sea conveniente realizarlo.

A continuación describo de manera breve cada uno de los tipos de viabilidad.

1. Viabilidad de Gestión

La viabilidad de gestión busca determinar si con la gerencia actual es posible la realización y éxito del negocio; si la gerencia del negocio tiene las capacidades para lograr la correcta implementación y eficiente administración del negocio.

La gestión o administración en la creación de un negocio es de vital importancia para hacerlo funcionar con éxito. Con una gestión eficaz y eficiente las probabilidades  de obtener ganancias son elevadas.

Los diversos estudios realizados sobre nuevos negocios nos muestran que aproximadamente el 75% de ellos fracasan, y la mayoría de ellos es por mala gestión.

En otras palabras, si el nuevo negocio no cuenta con una gestión eficaz y eficiente el negocio no será viable, y si se pone en marcha no lograrán los resultados que se esperan, y el negocio fracasará y tendrá que cerrar.

La gestión no sólo se refiere a la gerencia del negocio, sino también a cada una de las diferentes funciones del negocio: marketing, ventas, operaciones, finanzas, recursos humanos y tecnología.

El análisis de la viabilidad de gestión principalmente debe comprender el equipo de dirección del negocio, que comprende a las personas que dirigirán el negocio, quienes con visión, sus estrategias y decisiones llevarán al éxito o fracaso del negocio.

2. Viabilidad Comercial

El análisis de viabilidad comercial trata de comprobar si el bien o servicio a lanzar en el mercado tendrá posibilidades de venta y desarrollo en el mercado. Es decir, si tendrá un mercado que acepte el producto o servicio, de tal manera que justifique la inversión que se realizará.

Por ello, no basta que existan clientes que compren el producto, sino que la demanda debe ser en cantidades suficientes y además que crezca de manera sostenida en el tiempo.

El análisis de la viabilidad comercial comprende el estudio de dos grandes temas:

a)    La oferta

La oferta se refiere a todo lo que ofrecerá la empresa a los clientes; siendo el elemento principal el producto o servicio; e incluye también el servicio al cliente, el precio, la imagen del local y otros aspectos. Se trata que la oferta sea atractiva para los clientes y estos se interesen y lo adquieran; no solamente una vez, sino varias veces, y que finalmente se conviertan en clientes fieles.

b)    Demanda suficiente

El nuevo negocio debe tener un mercado con una suficiente una demanda que justifique hacer todo el esfuerzo de inversión en el nuevo negocio. Es decir, que exista una cantidad suficiente de clientes que tengan el interés en comprar, la capacidad de decisión y el dinero para comprar. Además, la demanda debe ser creciente en el tiempo.

Siendo este aspecto tan vital, es muy frecuente que los emprendedores sin efectuar un buen análisis y sin cuantificar la demanda se lanzan al mercado. Después, cuando ya están en el mercado, no tienen una cantidad suficiente de clientes, y por lo tanto sus ventas son insuficientes para cubrir sus costos y obtener ganancias, y finalmente se ven obligados a cerrar el negocio.

Los instrumentos para conocer la viabilidad comercial son el estudio de mercado y el plan de marketing:

  • Con el estudio de mercado se recoge y analiza gran cantidad de datos sobre el entorno, el sector, la competencia y los potenciales consumidores. Y se conocerá si realmente existe una cantidad suficiente de clientes potenciales que consuman los productos, y si su crecimiento será importante para el negocio.
  • El plan de marketing permite conocer las estrategias que se utilizarán y si con ellas se logrará captar una cantidad suficiente de clientes que hagan rentable el negocio, y que se lograrán ventas crecientes en los años siguientes.

3. Viabilidad Técnica

El análisis de viabilidad técnica busca establecer si es posible física o materialmente la realización del nuevo negocio. Por ello, para que el negocio sea viable, debe contar con los elementos técnicos necesarios y además se produzca con eficiencia y calidad. El análisis de viabilidad debe considerar dos aspectos:

a)    Recursos necesarios.

El nuevo negocio debe contar con los equipos y maquinaria, tecnología, materiales e insumos, y el personal operativo necesario. De no ser así, simplemente el negocio no podrá funcionar, o si funciona lo hará con dificultades serias.

Veamos un caso real: Un grupo de emprendedores decidieron crear un negocio de mermeladas de frutas, a base de maracuyá, e implementaron todo el negocio. Cuando comenzaron a operar, y quisieron abastecerse de maracuyá, no encontraron dicho insumo, debido a que no era la época de dichas frutas y por lo tanto el negocio no pudo comenzar. No tomaron en cuenta este aspecto, por más simple que parezca.

b)    Eficiencia y calidad

La estrategia de operaciones o producción del negocio y los procesos diseñados deben permitir una producción con eficiencia y calidad. No basta que el negocio cuente con los elementos técnicos, sino también que los procesos y los recursos estén diseñados y organizados para producir con eficiencia y calidad. De esta manera la empresa podrá ofrecer alto valor a los clientes con su oferta, y resolver sus problemas o satisfacer sus necesidades.

Este es un aspecto muy descuidado por la gran mayoría de los nuevos negocios.

La herramienta para conocer la viabilidad técnica de un nuevo negocio es el Plan de Operaciones, que forma parte del Plan de Negocios.

4. Viabilidad Financiera

El análisis de viabilidad económica y financiera intenta establecer en forma monetaria, si un proyecto es conveniente o no; y está referida a la rentabilidad del proyecto de negocio, así como también a la capacidad del proyecto de generar beneficios suficientes y a la recuperación de la inversión en tiempos razonables.

Para el análisis de la viabilidad económica y financiera se utilizan varios indicadores, siendo los principales: La TIR, el VAN, Costo/Beneficio y Pay- Back.

a)  La tasa Interna de Rentabilidad o tasa interna de retorno (TIR), es la tasa de rentabilidad promedio anual que el proyecto paga a los inversionistas por invertir sus fondos allí.

b)    El VAN. El Valor Actual Neto es una cantidad monetaria, que muestra el valor de todos los flujos de caja esperados referido a un mismo momento del tiempo, o en otras palabras presenta la diferencia entre el valor actual de los cobros menos el valor actualizado de los pagos.

c)    Indicador Beneficio/Costo. Mide la relación entre los beneficios y los costos asociados a un proyecto de inversión con el fin de evaluar su rentabilidad.

d)    Pay – back o período de recuperación de la inversión, es el tiempo en el que se recuperará la inversión realizada para ejecutar el negocio.

5. Viabilidad Legal

El análisis de viabilidad legal procura determinar la existencia de trabas legales o aspectos legales que puedan afectar de alguna manera la materialización del negocio, tanto en la etapa de inversión como en la etapa de ejecución del proyecto de negocio. Para ello es necesario analizar la normativa existente y relacionada al negocio que se piensa crear.

La idea básica es que para que el nuevo negocio sea viable debe cumplir con todas las normas legales, y en caso de no poder cumplir alguna de ellas, simplemente no será viable.

En todo país existe numerosa normativa que debe tenerse presente a la hora de iniciar un nuevo negocio- Algunas de los aspectos legales que deben cumplir los nuevos negocios son los siguientes:

  • Legislación sobre la constitución de empresas
  • Autorización municipal o regional de funcionamiento, o de la autoridad del sector el que pertenece el negocio.
  • Licencia de construcción
  • Normas laborales, para la contratación del personal
  • Tributos que debe considerar la empresa y también las normas tributarias
  • El registro de marcas
  • Normas sobre la publicidad o relacionadas a los productos o relacionadas a la propiedad de terrenos y locales

6. Viabilidad Ambiental

El análisis de viabilidad medioambiental pretende analizar si el nuevo negocio respeta totalmente el medio ambiente, contribuye a su conservación y cumple con la legislación vigente sobre esta materia.

Si el negocio en su proceso productivo es contaminante (ruidos molestos, emanaciones tóxicas, mal tratamiento de desechos, malos olores, etc.), puede ser inviable y tener impedimentos legales para operar.

En Perú, para algunos sectores de la economía es necesaria la autorización de impacto medioambiental, y para ello se requiere que presenten un Estudio de Impacto Ambiental, el mismo que es revisado y eventualmente aprobado. En caso de no ser aprobado, el negocio no tendrá autorización para operar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *